¡Cuidado! Nos Miran. Atiende tu Reputación Online

¿Eres consciente de lo que haces, dices o compartes en las Redes Sociales?

¡Reputación Online! No me cansaré nunca de comenzar un artículo diciendo que las Redes Sociales son en estos días, y desde hace tiempo, uno de los medios de comunicación más usados en el mundo. Digo ésto, principalmente porque es una verdad irrefutable y porque tanto tú como yo estamos presentes aunque sea en una de ellas.

Además, por poco que reconozcamos usarlas (parece que a muchos les cuesta hacerlo), tarde o temprano terminamos compartiendo algún tipo de información (fotográfica o escrita) o cogemos lo que comparten otros y lo re-compartimos.

Todo esto me hace pensar en dos temas muy recurrentes, como lo son la privacidad y la Reputación Online.

Hay que reconocer que por más perfecta que diga ser una red social, en cuanto a la seguridad, siempre queda algo de nuestros perfiles expuesto a los demás usuarios (por nuestros errores o de la misma red). Con esto no quiero meteros el miedo en el cuerpo, sino más bien hacer que os paréis a pensar un segundo y miréis hacia atrás (a todo aquello que habéis hecho), por ejemplo, en este último mes.

¿Podrías decir que no has comentado, publicado o compartido algo que podría de una manera simple y a veces casi sin importancia comprometerte directa o indirectamente a nivel personal o laboral?

Comentarios políticos, bromas subidas de tono, críticas poco éticas del trabajo de terceros, fotos (de la playa, de una reunión familiar, de la comida con amigos, de la fiesta de fin de año, etc.). Todo esto a simple vista parecen acciones inocentes, pero en las manos equivocadas podría ser perjudicial para nuestra reputación online.

En ésta época laboralmente tan complicada, en la que al presentarnos a cualquier vacante laboral tendremos que competir con cientos de posibles candidatos, seguramente hemos leído mucho sobre que los empresarios o responsables de recursos humanos de las diferentes empresas Googlean los nombres de los posibles candidatos a un puesto de trabajo. Por si no lo sabías, en estos resultados también entrarán tus actividades en las redes sociales… ¿Qué crees que ellos pueden encontrar sobre ti?

Algunos aspectos importantes a tener en Cuenta para la buena salud de tu reputación Online

  • Presta atención a lo que dices o compartes

Las fotos, los Tuits, las actualizaciones de Facebook o Google+, y todo lo que escribas en línea, tiene según se lo mire la buena o mala costumbre de vivir para siempre.

¿Te gusta comentar en redes sociales o en los blogs?  Esta puede ser una gran forma de conseguir interacciones (especialmente si tú también tienes un blog). Pero ten cuidado de no dejar demasiados comentarios agresivos o agraviantes. Si tienes un producto comercial,  no conviertas siempre estas acciones en un argumento de venta o un simple acto de promoción “SPAM”. Piensa que estos comentarios también son visibles en Internet y se asocian a tu perfil en redes sociales o E-mail.

  • Diseña tu reputación online

Construye tu “reputación online” ahora, antes de que alguien la construya por ti.  Cuando un potencial empleador quiere más información sobre un candidato, tiende a mirar en Internet (Googlear su nombre) y leer el contenido que este le muestre. Entonces, si tienes un sitio web, un blog o un perfil en una red social, el podrá acceder a gran parte de tus opiniones, comentarios (propios o de terceros), fotos, etc… Si tú mismo no cuidas y/o creas activamente estrategias para mejorar tu reputación, entonces estarás dejándola a la deriva y a la libre interpretación de los demás.

  • Mantén privadas las cosas privadas

Repito: con esto no quiero meteros el miedo en el cuerpo, sino más bien hacer que os paréis a pensar un segundo sobre estos temas.

Tus contenidos personales pueden estar protegidos bajo la privacidad que te otorgan algunas características de las diferentes redes sociales. Pero siempre debes ser consciente, y terminar asumiendo, que casi nada en Internet es realmente privado.

  • Las mentiras tienen patas cortas

En lo posible hay que tratar de ser honesto. Recuerda que casi todos tus datos personales o laborales también pueden ser contrastados.

Pero sobre todo no permitas que la perspectiva que tienes de ti mismo nuble tu visión y te haga cometer errores que pueden arruinar tu imagen y reputación.

  • Edita tu dirección URL en LinkedIn y optimiza tu perfil

Una muy buena práctica es optimizar nuestro perfil en Linkedin para que se posicionen mejor en Internet, de esa manera daremos prioridad en las búsquedas que pudieran efectuar las empresas a nuestra faceta más profesional.

El enlace a tu perfil en LinkedIn debe corresponderse con tu nombre (no utilices apodos ni términos extraños) para que pueda aparecer en los primeros lugares de las búsquedas en Google.

Doy por hecho que tu perfil también está correctamente diseñado y completo

Si tu enlace no tiene esta apariencia: http://www.linkedin.com/in/josefacchin, te recomiendo ocuparte cuanto antes de él y modificarlo.

  • Permanecer siempre atento

Mantén tus ojos y oídos alertas… pero sin necesidad de obsesionarte. El escuchar habitualmente lo que se dice de ti en la Red, es una buena forma de no dejar las cosas al azar.  Además, esto te permitirá no ser sorprendido por una crisis de reputación.

A %d blogueros les gusta esto: