Cada vez que estamos creando un nuevo producto o servicio nace este tremendo desafío. Y es que claro, el nombre es el primer paso al éxito o bien podría llevarte al fracaso. Lo cierto es que muchas veces este proceso carece de toda lógica y predominan factores absolutamente emocionales, como nombres de “mascotas” “apellido de la familia” “nombres de hijos” etc. En muchos almacenes de barrios, vemos muy a menudo nombres muy poco formales que por lo general nunca llegan a prosperar más allá de su propia y única sucursal.El primer desafío siempre debe ser pasar de tener solo un nombre a tener una marca. Una marca es mucho más que un isotipo o un logotipo. Una marca, además de tener los recursos iconográficos, colores y formas adecuadas, requiere tener elementos  de marketing en su formación inicial.

Para ello es muy importante considerar los siguientes tips antes de crear y poner en marcha un emprendimiento que seguramente te acompañará por muchos años más.

1)    Verificar si la marca está registrada. Buscar en el país y en los eventuales países donde un futuro podría llegar a trasladarse la marca. Verificación también de redes sociales, dirección web. Es importante encontrar un nombre lo suficientemente representativo y único que no genere confusión contras marcas ya posicionadas.

2)    No porque Apple tenga una manzana y sea una marca exitosa, seguiremos su ejemplo. Lo cierto es que vincular a las manzanas con tecnología es una vuelta demasiado larga que puede hacer que te demores excesivamente en posicionarte. Detrás de Apple, además de excelentes productos y estrategias, hay muchos años y millones de dólares en inversión de marketing para que hoy en día todos tengamos posicionada su manzana mordida y la asociemos a tecnología. La idea es copiar lo bueno, y elegir el camino más corto.

3)    Acompaña tu marca de un slogan fuerte. Si el nombre que elegiste no dice por si mismo a lo que te dedicas o en lo que eres fuerte, que esa tarea la logre el slogan.  La mayoría de las empresas pequeñas o medianas carecen de identidad de marca y dejan vacía una tremenda oportunidad de simplificar su imagen al usuario entregándole no sólo información de la empresa, sino que además una ventaja competitiva resumida en un slogan preciso y resumido.

4)    Idealmente elegir nombres vinculados a la especialidad elegida. Existen varias derivaciones de nombres. Por ejemplo si tu empresa estará vinculada a la arquitectura, idealmente te recomendaría a ARQUIMED,  ARQUIHOUSE o nombres que te evoquen rápidamente el servicio que prestas. Piensa que el usuario está expuesto día a día a cientos de marcas, y el objetivo de una marca es ser la solución a una necesidad. Para ello primero es ser recordado y ser fácilmente encontrados por los buscadores pese a que la búsqueda del cliente o no sea precisa, y sea esta corregida automáticamente por el buscador.

5)    Nombres cortos y fonéticamente agradables. El cerebro vincula muchas palabras a conceptos. Por muy ridículo que parezca, la palabra HidroCarburo  evoca a Canguros. Dos conceptos que no tienen ninguna relación en común. Eso mismo sucederá con tu marca si fonéticamente tiene algún parecido con algún elemento que no traiga beneficios a lo que tu entregas o vendes. Recuerda además que debe tener fácil recordación y debe ser fácil de escribir. A la gente no le debe dar vergüenza pronunciar mal tu marca o perderás muchas ventas en el punto de venta por factores domésticos de ese estilo.

Finalmente, encontrar el nombre no es nada fácil. Idealmente, tómate tu tiempo, sigue estos pasos y si no puedes dar con el correcto asesórate por un experto que te ayude a encontrar la palabra, el concepto y slogan adecuado. Recuerda que este te acompañará por mucho tiempo y cambiarlo a mitad de camino sale mucho más caro y corres el tremendo riesgo de perder años de esfuerzo y posicionamiento de marca con tus anteriores esfuerzos

A %d blogueros les gusta esto: